La moratoria en el pago de un préstamo hipotecario sobre vivienda habitual

Si en el anterior post comentaba la moratoria en materia de arrendamientos, con las interesantes apreciaciones de mi compañero en un post posterior, en este vamos a tratar las medidas que establece para solicitar una moratoria hipotecaria en el caso préstamo para pagar la vivienda habitual. Esto viene recogido en el Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19.

Personas consumidoras pueden solicitar esta moratoria hipotecaria

Aquellas personas deudoras de préstamos que hubieran garantizado su devolución hipotecando su vivienda habitual. Pero también se extiende a avalistas. Ahora bien, deben encontrarse en situación de “vulnerabilidad económica”. Para considerar que una persona consumidora está en situación de “vulnerabilidad económica” han de cumplirse todos y cada uno de estas exigencias:

1.- Haber perdido el empleo como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19; o bien tratarse de Autónomos que sufran una pérdida sustancial en sus ingresos o una caída sustancial de ventas, por lo menos del 40%, provocadas por el COVID-19;

2.- Formar parte de una unidad familiar en la que el conjunto de sus miembros tuvieran ingresos en el mes anterior a la solicitud de la moratoria, que no superasen, en general

3 veces el IPREM (un medidos de renta que publica el Gobierno). Dado que el IPREM actual es de 537,84€, tres veces el IPREM serían 1.613,52€.

Atención porque en situaciones de discapacidad, dependencia o enfermedad que ocasiones incapacidad laboral permanente, este límite se amplía. Al igual que por el número de hijos a cargo y personas mayores de 65 años que formen parte de la unidad familiar.

4.- La suma de la cuota hipotecaria, gastos y suministros básicos (telefonía e Internet, agua, energía, alimentos…) debe ser superior al 35% de los ingresos netos. El Real Decreto no dice cómo puede probarse que se supera este límite, por ello bastará una declaración responsable de quien solicitante la medida. Pero ojo, que se prevén sanciones para quienes falseen los datos, por eso hay que conservar las facturas.

5.- Además de lo anterior, la unidad familiar tiene que haber sufrido una alteración significativa de sus circunstancias económicas como consecuencia de la emergencia por el Covid 19. Esto quiere decir que el esfuerzo para afrontar el pago de al cuota hipotecaria sobre la renta familiar se hubiera multiplicado por al menos 1,3. Esto puede venir causado por una disminución de los ingresos habituales.

¿Qué documentación debe aportar quien solicite la moratoria hipotecaria?

Solicitud al acreedor ante la entidad de crédito, aportando:

a- Si es trabajador que haya perdido el empleo: certificado de la entidad gestora de la prestación por desempleo donde aparezca la cuantía mensual que recibe;

b- En caso de autónomos que hayan cesado su actividad, certificado de la Agencia Tributaria que lo acredita;

c- Libro de familia y certificado de empadronamiento. En su caso, acreditación de discapacidad,

d- Escrituras de compra de la vivienda y de concesión del préstamo hipotecario.

e- Declaración responsable del deudor o deudores relativa al cumplimiento de los requisitos por el Real Decreto-ley 8/2020.

Aprobación de la moratoria

Si la entidad bancaria reconoce que la persona consumidora tiene derecho a la moratoria, esta decisión conlleva una suspensión absoluta de la deuda. Lo que significa que mientras dure la moratoria, el banco no pasará al cobro cuotas mensuales del préstamo, ni se generarán intereses de ningún tipo.

En un artículo siguiente comentaremos cómo realizar los cálculos de los límites y porcentajes que exige esta ley.

 

Agradecer los numerosos mensajes de apoyo y colaboración que la Alternativa Consumidores Construyendo Futuro estamos recibiendo.

¡Seguimos en la lucha!

CONOCE NUESTRO PROGRAMA